viernes, 9 de junio de 2017

El Armario: Eco de la Identidad Doblegada - Ensayo de Francisco El Jimagua


Por: Francisco "El Jimagua" Cartagena Méndez
Escritor y Activista de derechos humanos
Presidente Fundación Acción Social Inclusiva


Dos caballeros descubrieron en un beso la pasión que desenfrenó un querer único. Comenzaron a salir y a conocerse el uno al otro. La identidad sexual de uno de ellos era libre como el viento, el segundo caballero sintiéndose también libre, halló el amor y con éste la cárcel de su pasado. El temor ponía a prueba un amor quizá ya predestinado.

El eco huye de las identidades doblegadas al insoportable llanto del auto-engaño, o a los ojos empapados de temores y que hacen falda de lágrimas al tiempo. Las manecillas son cortas como la vida misma, el amor no quiere saber de tristes sonrisas, apagadas al tedio eclesiástico y al credo del pecado del arcoíris o el triángulo, símbolos que adoptaron las identidades doblegadas.

En el pasado he escrito en numerosas ocasiones sobre cómo la homofobia y el fundamentalismo religioso son factores predeterminantes que se relacionan con la decisión de que, miles de seres humano decidan vivir una doble vida. Doblegando su identidad cierta al rasgo visible de una apariencia totalmente falsa y llena de sufrimientos.

Es triste saber que el odio que escupen aquellos moralistas que se creen que, por ir juzgando a su prójimo tienen el cielo gano, o en la palma de sus manos, logren hacer estólidos corazones que pudieran elevar al concepto amor a lo más alto, la libertad de los sentimientos. Pero la buena noticia es que el tiempo aunque nos parezca en ocasiones vil y rápido, nos otorga oportunidades innumerables para afrontar nuestra identidad sexual de diversas maneras.

La diversidad como concepto ávido de diferencias que deben ser aceptadas, o respetadas nos muestra el camino a seguir. En primer lugar nuestra identidad sexual no debe porque doblegarse a ningún postulado religioso o moralista. El mero hecho de sentirnos mal por la opinión mayoritaria sobre el supuesto pecado o la inmoralidad del homosexualismo, nos hace cómplices o participes de dichos enunciados totalmente equivocados.

Solo basta con que comencemos un proceso de adaptación y aceptación introspectivos en donde aprendamos a amarnos tal como nacimos, ¡hombre!, como somos y punto. Una vez aceptándonos tal cual somos debemos comenzar a discernir el camino que deseamos andar, teniendo como destino la libertad y la felicidad (venga con lo que venga).

Salir del armario no significa ponernos un sello en la frente que diga “soy homosexual” significa cambiar las prendas de ropa con las que nos vestíamos antes de dolor, engaños, rencores y sufrimientos, por aquellas prendas que nos permitan vivir en privado tal como anhelamos. Para ello debemos respetarnos y respetar a los demás, ya que nuestra conducta es espejo de lo que somos como seres humanos, merecientes de respeto y total equidad de garantías por parte del gobierno.

Así que les invito mis hermanos a no ser eco de las identidades sexuales doblegadas y a vivir en la libertad total o en la libertad privada. El poder es tuyo y no del homofóbico, no del religioso pecador y juzgador, no del político, el poder es del pueblo, y la comunidad GLBTT somos parte de un mismo entorno. Simplemente existimos, vive con orgullo para que quienes desean verte caminar siendo una apariencia o una mentira se enteren. Comentarios a eljimagua@live.com

#PorUnFuturoSinViolencia


martes, 2 de mayo de 2017

Fundamentalismo Político

Por: Francisco J. Cartagena Méndez - El Jimagua.
Activista de Derechos Humanos
Presidente Fundación ASI
Embajador de la Paz de América
Proyecto Internacional #PorUnFuturoSinViolencia

Hay voces que utilizan el amor y la fe para promover odio y discrimen. Pero hay voces que habiendo sido calladas ante temores y señalamientos, gritarán sus verdades y lucharán por sus derechos; esa es la voz de la comunidad GLBT que sigue luchando en contra del odio fundamentalista. Los gobiernos deben proteger a todas las personas, sin dar paso a la discriminación por orientación sexual.

El fundamentalismo que domina las acciones políticas marca un porvenir incierto a toda la ciudadanía y a la comunidad LGBTT. Miles de seres humanos se tienen que abroquelar como pueden para no seguir siendo pisoteados (as) por la fe contradictoria. Esa fe que es predicada en contra de la igualdad de derechos. El panorama aún es desalentador, pero la lucha es activa y se lleva a cabo de frente y no a puertas cerradas.

La familia, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, refiere a un elemento natural y fundamental de la sociedad, por lo que tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. Esta es también representada por un conjunto de personas, unidas por descendencia, matrimonio u otras relaciones, incluyendo, según las culturas, la adopción y aún la propiedad, que conforman una unidad doméstica, compartiendo residencia y cooperando económicamente y afectivamente entre sí.

En la mayoría de las familias hay personas LGBTT, así como parejas que conviven sin casarse. La familia es diversa en su expresión más amplia. Los dirigentes políticos debiendo representar acciones laicas ante la legislación de protección de derechos para todos y todas; cada día les vemos con una estrecha cercanía a la no separación entre iglesia y estado; siendo ellos quienes supuestamente buscando proteger a la “familia” terminan legislando en su contra.

Las creencias religiosas son un asunto personal y jamás deben aplicarse a los asuntos legales, jurídicos y políticos.

Los líderes políticos electos por la mayoría del pueblo tienen el deber moral y legal de proteger y otorgar las leyes a todos por igual, sin dar paso a la discriminación por orientación sexual. Hacer lo contrario (discriminar a la comunidad LGBTT) se debe a la presión de grupos religiosos que poseen agendas escondidas dentro de la casa de las leyes. Por tanto, diversos grupos religiosos terminan comprando a muchos políticos con la presión de sus votos electorales y con su poder monetario.

El amor es una acción basada en respeto, hermandad y solidaridad. El amor es la supremacía social que emana del instinto afectivo y el reconocimiento de iguales oportunidades a todo ser humano. El amor hoy no es notorio en decenas de líderes políticos y religiosos. El amor hoy sufre ante el discrimen y el odio; pero el amor es fuerte, como fuerte es nuestro deseo por una patria inclusiva y de equidades, y es por ello seguimos luchando. Porque los homosexuales también amamos. Para comentarios, eljimagua@live.com

Publicado y Derechos Reservados originalmente por: Francisco El Jimagua Cartagena, 2010.

#PorUnFuturoSinVIolencia

lunes, 10 de abril de 2017

Aún existen crímenes de odio en el mundo contra personas LGBTT’s

Los crímenes de odio contra personas de la comunidad LGBTT siguen ocurriendo en todo el mundo con cifras muy alarmantes. Es importante debatir sobre este asunto y no bajar la guardia, ya que cada día se pierden vidas inocentes por causa de las lgbtt fobias. La pregunta clave es; ¿qué podemos hacer para fomentar mayor respeto y protecciones hacia las personas lesbianas, gays, transexuales, transgéneros y bisexuales?

Por: Francisco Cartagena Méndez "El Jimagua"
Presidente Fundación Acción Social Inclusiva
Enbajador de la Paz Proyecto Internacional
#PorUnFuturoSinViolencia ONG Lgbt España
Activista de Derechos Humanos 

Los datos estadísticos sobre agresiones y asesinatos contra personas de la comunidad LGBTT necesitan de mayor precisión empírica, ya que cientos o miles de casos quedan fuera de los análisis epidemiológicos que son realizados año tras año. Sería prudente convocar un estudio formal en unión a diversas organizaciones o naciones sobre los factores que predisponen los crímenes de odios y agresiones, el verdadero número de casos, sus efectos sociales y psicológicos, y los efectos para las comunidades en desventaja social. Por tanto, existe la necesidad de crear una red epidemiológica mundial sobre estos casos que sea actualizada una vez al año.

Otro asunto que entiendo nunca se ha tocado directamente lo es el suicidio en jóvenes homosexuales por causa del rechazo o las agresiones de sus propios padres al enterarse de su homosexualidad. Este rechazo o agresiones y hasta violaciones por parte de los padres de gays adolescente debe tipificarse como un delito de odio aunque menos grave, ya que igualmente muchos de estos casos terminan con la muerte del/la persona homosexual.

A continuación algunos datos estadísticos sobre los crímenes de odio y agresiones contra miembros de la comunidad LGBTT de los últimos 10 años:

En Puerto Rico para el año 2010 ocurrieron una serie de asesinatos cuyas víctimas han sido personas homosexuales o transexuales, una situación que preocupó a los líderes activistas que durante años han luchado por los derechos de esta comunidad. “Michell Galindo, Jorge Steven López, Ashley (Juan Antonio) Santiago y Angie (Ángel) González” fueron los últimos casos de homicidios registrados en la Isla durante seis meses. De éstos, sólo el de Jorge Steven López logró esclarecerse y su asesino, Juan “Casper” Martínez, comenzó a cumplir una condena de cárcel de por vida tras declararse culpable en el Tribunal de Caguas (Periódico Primera Hora, 2010).

En el mundo, Según cifras de la organización estadounidense International Day Against Homophobia and Transphobia (IDAHOT), durante el 2014 alrededor de 1.612 personas transexuales murieron de forma violenta en 62 países del mundo y el 79 % de esas muertes ocurrieron en América Latina (El Nuevo Diario, 2015). Organizaciones de la diversidad sexual de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua anunciaron que a partir del mes de febrero del año 2015 estarían estudiando este asunto para evidenciar los crímenes de odio hacia esa comunidad en la región. El estudio pretendió recabar información sobre la discriminación que muchas veces se traduce en crímenes hacia las personas LGBTI.

Datos del portal periodístico Acento, indicaron que para el año 2015, los crímenes de odio y la discriminación contra la población LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) en República Dominicana quedan impunes en el sistema judicial dominicano, denunciaron activistas y organizaciones pro derechos humanos de los grupos más vulnerables de la sociedad. “De 32 crímenes de odio documentados contra la comunidad Trans, solamente 2 han recibido condena

España en el año 2014 cerró con un total de 1.285 delitos de odio, según el informe presentado el martes 14 de abril de 2015 por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. En este estudio se refleja que los delitos por razón de la orientación sexual de la víctima son los más repetidos (con 513 casos). En Cataluña, según el informe de 2015 sobre el estado de la homofobia en la comunidad, el 55% de los 113 incidentes registrados los sufrieron hombres gays. Las agresiones físicas y verbales representan el 31% de los casos detectados (Mouzo, Diario El País, 2016).

Más reciente en el año 2016, una coalición internacional liderada por la iglesia Unida de la ciudad de Chape Hill, Carolina del Norte (EEUU) pidió hoy justicia por el asesinato de 238 miembros de la comunidad homosexual de Honduras, y que se respeten y garanticen los derechos de ese colectivo. Según instituciones defensoras de la diversidad sexual divulgadas en la rueda de prensa, en Honduras fueron asesinados 238 homosexuales desde 2008, seis de ellos en el 2016 (Periódico La Nación, 2016).

En el 2017 ya hemos comenzado a leer diversos titulares sobre asesinatos de personas transgéneros y transexuales, así como de homosexuales en diferentes países del mundo, por lo cual es meritorio brindar mayor tiempo y análisis a este importante tema. Las agresiones homófobas siguen ocurriendo de igual manera en países como Estados Unidos, España, Latinoamérica, entre otros.

Se hace prudente la unificación de esfuerzos y la planificación estratégica por parte de entidades LGBTT, ONG’s en general y los gobiernos democráticos que han dado paso a la otorgación de derechos jurídico-legales a la personas de esta comunidad. Una vez identificados los nuevos proyectos de conversión de la violencia contra la comunidad LGBTT por acciones de paz, es prudente evaluar los resultados de las acciones empleadas, así como seguir ideando nuevas estrategias para fomentar respeto al derecho a la vida y la dignidad de las personas lesbianas, bisexuales, homosexuales, transexuales y transgéneros.

Francisco “El Jimagua” es embajador de la Paz de América del Proyecto Internacional de ONG, Lgbt España, ‘Por Un Futuro Sin Violencia’.

Para comentarios: eljimagua@live.com

Ser Gay es cosa de machos



Ser Gay es también cosa de MACHOS. Somos hombres que nos gustan otros hombres. BASTA de #Prejuicios